Director de Cowboy de medianoche (Midnight cowboy, 1969): John Schlesinger

Reparto: Jon Voight, Dustin Hoffman, Sylvia Miles, Brenda Vaccaro

Joe Bucki (Jon Voight) viaja desde su Texas natal a Nueva York, convencido de que se puede ganar la vida en la Gran Manzana trabajando como gigoló. Seduciendo a las jóvenes neoyorquinas a un auténtico vaquero como él le tiene que esperar una vida fácil.

Sin embargo, la realidad es muy diferente, el dinero se termina y se ve obligado a ofrecerse a los homosexuales en los cines. Joe se encuentra en una ciudad hostil en la que todo el mundo cuida egoístamente de sus propios intereses, solo un joven del Bronx, un vagabundo deforme: Rico ‘Ratso’ Rizzo (Dustin Hoffman, en lo mejor de su carrera) le ofrece su amistad.

Schlesinger desmitifica la sociedad idílica en la que todo el mundo puede triunfar y llegar a ser lo que quiera para mostrar la “Cara B” del sueño americano. El mundo frío y cochambroso de los protagonistas contrasta con los happenings warholianos en las que se cuelan, llenas de hippies psicodélicos que van de LSD.

Nos encontramos ante una película que comienza y termina en el autobús, en un principio pletórica de optimismo con la célebre canción de Harry Nilsson (Everybody’s talking) y se convierte en un viaje de descenso que no hace concesión alguna al sentimentalismo.

En su momento fue clasificada con una X, pero consiguió llevarse 3 Óscar: mejor película, director, guión adaptado.