Director de El exorcista (The exorcist, 1973): William Friedkin

Reparto: Ellen Burstyn, Jason Miller, Linda Blair, Max Von Sydow, Lee J. Cobb

El exorcista es la película de terror por excelencia, referencia obligada de cualquier cinta del género. La posesión demoníaca puede dar mucho de sí y Friedkin sabe sacarle todo el partido. El argumento es de todos sabido, Regan (Linda Blair), una niña de 12 años, está poseída por el maligno y su madre (Ellen Burstyn) y el Padre Damien Karras (Jason Miller) recurren al Padre Merrin (Max Von Sydow) para realizar el correspondiente exorcismo.

El personaje interpretado por Max Von Sydow, adquiere un significado especial para el espectador, puesto que es el fetiche utilizado por Ingmar Bergman para sus películas sobe sus temas favoritos: Dios y la muerte, especialmente en El séptimo sello. De esta manera la presencia del actor sueco interpretando al jesuita exorcista adquiere un valor extra cinético.

Peter Blatty realizó el guión basándose en su propia novela, que se encuentra cercana al exhaustivo ensayo que Aldous Huxley escribió sobre los exorcismos a lo largo de la historia: Los fantasmas de Loudun (1940).

Los efectos especiales, ‘Tubular Bells’ de Mike Olfield, el lenguaje obsceno, la masturbación con el crucifijo y los vómitos verdes de la niña calaron profundamente en el público, que abarrotó de inmediato las salas, convirtiendo el filme de Friedkin en un objeto de culto: ‘mira lo que ha hecho la guarra de tu hija’.

Por su puesto, se realizaron numerosas secuelas y en el año 2000 se lanzó, a bombo y platillo, ‘the director’s cut’, con algunas escenas nuevas que poco o nada aportan a la versión anterior.