Director de La huella (Sleuth, 1972): Joseph L. Mankiewicz

Reparto: Laurence Olivier, Michael Caine, Alec Cawthorne

El novelista Andrew Wyke (Laurence Olivier) invita al amante de su mujer, el peluquero Milo Tindle (Michael Caine) a su lujosa mansión para proponerle un robo.

En las grandes películas británicas casi siempre encontramos de fondo un conflicto de clase. Por supuesto, en La huella de Mankiewicz, el enfrentamiento no podía faltar. Wyke quiere hacer pagar a su contrincante la diferencia generacional, su procedencia italiana y el bajo estrato social.

La última película como director de Mankiewicz, a pesar de su teatralidad, contiene la esencia del thriller psicológico que se destaca a años luz de la trama policíaca de Agatha Christie. El filme es rico en giros y juegos malintencionados, sádicos incluso, que buscan la humillación del contrario.

Ni que decir tiene, que la versión de Kenneth Branagh de 2007, a pesar de contar con Caine interpretando el otro papel, no le llega ésta, desgraciadamente, a la suela del zapato.