Director de La Strada: Federico Fellini

Reparto: Giulietta Masina, Anthony Quinn, Richard Basehart, Aldo Silvani

La Strada puede definirse como la interpretación felliniana y farandulera de la road movie neorrealista y existencialista.

La inocente Gelsomina (Masina) es vendida por su madre a un artista ambulante llamado Zampano (impagable Anthony Quinn) que la adiestra como un perro como asistente en sus burdos números cirquenses. El forzudo Zampano es rudo y cruel. Gelsomina, buena hasta parecer retardada, sensible y generosa, sin asomo de maldad. Ambos se complementan como el día y la noche.

Después de diversas peripecias Zampano mata a un funambulista rival y se libra de Gelsomina, que al sentirse abandonada se deja morir. Zampano continua con su vida nómada sin conseguir olvidarla y el filme de Federico Fellini finaliza con una emotiva secuencia a orillas del mar.

La cinta es un ejemplo más de cómo una historia y unos personajes sencillos pueden llegar a expresar los más puros y universales sentimientos. De la mano del maestro Fellini, y por encima de la descripción de los patéticos personajes en una hambrienta Italia de posguerra, prima una historia de amor que hace estremecerse a las piedras.

La Strada tuvo gran éxito desde su estreno en 1954 y se llevó de calle el Óscar a la mejor película extranjera.