Director de MASH: Robert Altman

Reparto: Donald Sutherland, Elliott Gould, Tom Skerritt, Sally Kellerman, Robert Duvall

Cuando los títulos de crédito comienzan Suicide is painless, it brings on many changes and I can take or leave it if I please, ya sabemos que no nos encontramos ante otra película anodina sobre la guerra.

Basada en la novela homónima de Richard Hooker, el responsable del guión es Ring Larder, perseguido por la caja de brujas McCarthysta, que no deja títere con cabeza a la hora de dar una visión caústica sobre el ejército.

Los cirujanos destinados a una unidad móvil médica durante la guerra en Corea se toman el trabajo muy en serio, pero, en su tiempo libre, no cesan las bromas, el golf, el rugby y las apuestas hacen más llevadera la situación.

El mismo año 1970, 20th Century Fox produjo la patriótica Patton de Franklin J. Schaffner, y Jon Wayne protagoniza Boinas Verdes, una descarada apología de Vietnam, por causa de la cual Jane Fonda durmió en la calle y realizó una huelga de hambre. MASH está más cerca trampa 22, dirigida también en 1970 por Mike Nichols, basada en la famosa novela de Joseph Heller.

Desde luego, MASH no tiene nada que ver con el cine que se realizaba entonces, la película de Robert Altman muestra lo absurdo de la guerra, es la película que abre una nueva era cinematográfica está metida en el espíritu hippy (1970 es también el año de producción de Woodstock, el célebre concierto de música) opuesto al conflicto de Vietnam, una comedia ácida e irónica, también misógina, sexista y homófoba (El dentista se quiere suicidar porque piensa que es gay y se celebra una “Última cena”) hay que recordar que estamos a principios de los 70..

MASH ganó 75 millones de dólares y la Palma de Oro del Festival de Cannes, pero Hollywood no hizo justicia y, a pesar de sus 5 nominaciones, solo se llevó el Oscar al Mejor Guión adaptado. La serie de TV duró hasta 1983 y su último capítulo superó los 100 millones de espectadores.