Director de Rififi: Jules Dassin

Reparto: Jean Servais, Carl Möhner, Robert Manuel, Jules Dassin, Magali Noël

Tony le Stephanois (Jean Servais) sale de prisión después de cinco años con la firme convicción de no volver. Sin embargo, las circunstancias le empujan a llevar a cabo el robo de una joyería céntrica de París.

La obra maestra de Jules Dassin, sin embargo, no es el Polar clásico, no olvidemos que Jules Dassin es un refugiado de la caza de brujas norteamericana de los años 50, por lo que no contó con el presupuesto de las grandes superproducciones norteamericanas, sino con unos más que modestos 200.00 dólares de la época.

Rififi es la película del robo por excelencia, con una secuencia silenciosa perfectamente coreografiada de 28 minutos. Un derroche de imaginación: los cacos abren un agujero en el techo y ponen un paraguas abierto para que no caigan escombros, e inutilizan las alarmas con la espuma del extintor, una auténtica gozada.

Dassin no se limita únicamente a la preparación, el asalto y el posterior desarrollo del atraco, sino que realiza un exhaustivo análisis de los bajos fondos y de los caracteres y motivaciones de los personajes, describiendo su particular e implacable código de honor.

Este clásico tuvo ya en su época un éxito internacional, se parodió en la italianada Rufufú (Mario Monicelli, 1958) de la que se sirvieron, posteriormente, los guionistas de la popular Atraco a las tres (José María Forqué, 1962). La historia no acaba aquí, parece ser que se está cocinando una nueva versión con Al Pacino como protagonista.