Director de Rounders: John Dahl

Reparto: Matt Damon, Edward Norton, Gretchen Mol, John Malkovich, John Turturro, Martin Landau

Mike McDermott (Matt Damon Damon) es un estudiante de leyes que pasa las veladas nocturnas sobre los verdes tapetes de las mesas de póker. A través del juego conoce el sub mundo que recorre desde Nueva York hasta Atlantic City, poblado por personajes variopintos en partidas donde se mueve el dinero fácil.

Su amigo Les ‘Gusano’ Murphy (Edward Norton) sale de la cárcel y se ve obligado a seguir jugando para ayudarle a pagar sus deudas. Para recuperar el dinero debe enfrentarse a Teddy KGB (John Malkovich, espectacular, como siempre).

El personaje interpretado por Matt Damon está presionado como un sándwich por dos modelos arquetípicos, el jugador descerebrado e irracional que encarna Norton y el frío y calculador Joey Knish (John Turturro), que siempre apuesta sobre seguro, no arriesga y por tanto nunca llegará a la cumbre.

La figura del profesor Petrovsky (Martin Landau), mentor de Mike, que en su juventud abandonó sus estudios de rabino para dedicarse a las leyes, es fundamental en la trama. Recuerda a El cantor de Jazz (Alan Croslandm 1927), que como Petrovsky, dejó la tradición familiar para seguir su vocación.

La cinta de John Dahl se aleja del terreno del ludópata compulsivo de filmes como El jugador (Karel Reisz, 1974), para adentrase en el apartado serio del póker, un mundo profesionalizado, donde siempre ganan los mismos contrincantes y no se llega por el azar ni buena estrella, un mundo de elegidos donde Mike desea llegar. El camino es duro pero está dispuesto a abandonar sus estudios de abogacía y a su novia (Gretchen Mol).

Rounders está a la altura de los grandes clásicos del género como El rey del juego (The Cincinnati Kid, Norman Jewison, 1965). A pesar de su calidad, la cinta de John Dahl recaudó únicamente 23 m $, ya que Miramax empleó sus esfuerzos de marketing en promocionar a tope la multioscarizada “Shakespeare in love”.