Volved a emprender veinte veces vuestra obra, pulidla sin cesar y volvedla a pulir

De cuatro palabras que escribo, tacho tres

Un tonto siempre puede encontrar otro más tonto que le admire

Procuro ser siempre muy puntual, pues he observado que los defectos de una persona se reflejan muy vivamente en la memoria de quien la espera