Para saber hablar es preciso saber escuchar

El descanso es la dulce salsa del trabajo

Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo

La mente no es una vasija para ser llenada, sino un fuego para prender

Disfrutar de todos los placeres es insensato; evitarlos, insensible

La amistad es animal de compañía, no de rebaño

Quien tiene muchos vicios, tiene muchos amos

El odio es una tendencia a aprovechar todas las ocasiones para perjudicar a los demás

La paciencia tiene más poder que la fuerza

Muchas cosas son las que el tiempo cura, no las que la razón concierta

La omisión del bien no es menos reprensible que la comisión del mal