La mayor desgracia de la juventud actual es ya no pertenecer a ella

A los tres años quería ser cocinero. A los cinco quería ser Napoleón. Mi ambición no ha hecho más que crecer, ahora sólo quiero ser Salvador Dalí y nada más

La única diferencia entre un loco y yo es que yo no estoy loco

No tengas miedo de la perfección, nunca la alcanzarás

Viviré para siempre. Los genios no mueren

Cuando estamos dormidos en este mundo, estamos despiertos en otro