Autor de Crónicas bárbaras: Pedro Simón

Crónicas bárbaras, de Pedro Simón, reúne una serie de reportajes periodista que muestran las historias de aquellos que vivieron situaciones límite y volvieron para contarlo.

Mi madre, cuando no lleva puestas las gafas, tiene que apartar el libro para ver las letras. Yo hago lo mismo para leer el mundo: me alejo de todo un poco para entenderlo – Jesús Montiel

Para mí un buen reportero es como un taxista que coge al lector y lo lleva hacia un lugar – Placid García-Planas

No, objetivo no. Lo que yo quiero ser es rigurosamente subjetivo – Jose Luis Morales

Simón logra transmitir las emociones y revelar detalles íntimos de personas que enfrentaron problemas como la drogadicción, enfermedades graves o la violencia en la cárcel y en los barrios marginales.

Veintisiete años en prisión no engendran una forma muy conciliadora de inteligencia. Un encierro tan prolongado hace que un hombre se convierta en un pelele, o un asesino, o a veces ambas cosas – Albert Camus, El hombre rebelde

Uno de los reportajes reveladores es el titulado La compasión del torturador, donde el periodista cita: “Hubo una época en la que yo disfrutaba haciendo daño. Ahora me doy asco”.

Decía Kant, el ‹filósofo de cabecera de José Antonio Marina que la inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar.

Otro caso es una adicta de 73 años, donde Simón describe a una anciana en proceso de desintoxicación: «Yo solo quiero vivir tranquilamente los pocos años que me quedan”.

Simón invita a conocer realidades ocultas de una forma cruda pero empática. Con una prosa ágil y frases contundentes, Simón logra que historias dolorosas se conviertan en relatos inspiradores sobre la capacidad humana de superación.